Ratas en el jardín, de Valentí Puig

El escritor mallorquín Valentí Puig, publicó en 2012 este dietario escrito sobre los años 80, cuando en España gobernaba el PSOE de Felipe González. Una etapa crítica de nuestra historia en la que tantas cosas cambiaron: entramos en la OTAN con un donde dije digo digo Diego, nos integramos en la Europa política y económica, por escrito, y comenzamos a sentir que teníamos al alcance de la mano la leche líquida y el queso de verdad, después de tantos años de tomar leche en polvo y queso amarillo.

El dietario hace referencia a estos hechos históricos y colectivos pero, como debe ser, es un diario sin fechar de las impresiones del escritor y sus vivencias, tratadas con un estilo literario, a mi juicio, impecable. Se suceden los párrafos, algunos muy breves, como entradas heterogéneas y pulcras. La cotidianidad de Valentí Puig se trasforma en literatura vigorosa, original y vibrante. Algunos párrafos son auténticos cuentos, obras breves de una sola pieza. Otros, comentarios a ciertas noticias. Otros, apreciaciones sobre la vida familiar o social de Palma, pasada o presente.

Cierto que no es fácil digerir algunas de las opiniones políticas expresadas en el dietario, hasta tal punto que es difícil creer que cuando el libro se publicó, y mucho menos hoy, son sostenibles sin rubor. Desconozco el posicionamiento político del autor en este momento, ni me importa, y no por desprecio, sino por todo lo contrario, por aprecio a lo que de carácter estrictamente literario tiene lo que escribe Valentí Puig. También es desconcertante, a mi modo de ver, la relación del autor y su ámbito con el mundo femenino. Y son estos dos puntos de gran fricción, de una aspereza políticamente incorrecta, lo que me lleva a apreciar aún más el libro. El autor, con una valentía admirable, queda totalmente expuesto ante el lector.

Hace unos días leía a Vila-Matas defender la necesidad crucial que debe tener un escritor de ser fiel a sí mismo. Ratas en el jardín ilustra la fidelidad a un estilo literario que no será apreciado por el gran público, a una formato de literatura lejos de la novela vendible y a unas opiniones muy personales sobre temas que aseguran al autor vientos en contra.

Comentarios

  1. La reseña seduce...otro libro para mi interminable lista, de aquí a la eternidad.

    ResponderEliminar
  2. Magníficas reseñas, esta también. Precisas, expresivas, informando lo justo, animando con el interés del reseñista casi más que con la descripción del libro a leerlo. Estilo impecable, fluido, literario sin abandonar del todo lo coloquial.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado

Literatura, palabras y dramas