Impón tu suerte, de Enrique Vila-Matas

Radiación de fondo, el bajo continuo del universo que nos recuerda constantemente su origen. Este libro se ha convertido en una radiación de fondo literaria. Sus páginas sugieren incansablemente mi próxima lectura. Lo uso para descansar de la que tengo entre manos y preparar, a un mismo tiempo, la siguiente. El libro se presta a ello por su estructura en forma de entradas, artículos o notas, por su carácter misceláneo y lúdico.

Ricardo Menéndez Salmón,en una entrevista a Enrique Vila-Matas, define la obra del escritor catalán como una enorme carta de amor a la literatura. Me parece una hermosísima manera de describir la obra de un escritor. Y recalco la palabra obra, puesto que Enrique Vila-Matas, más que considerarse el escritor de una serie de libros de los que individualmente puede haber quedado más o menos satisfecho, se considera el autor de una obra que se va desarrollando en cada una de sus publicaciones.

En cualquier caso, y al margen de su obra novelística, que en mi círculo de amigos suscita opiniones variadas y encontradas, valoro enormemente lo que ha supuesto Vila-Matas para mí como guía e iluminación en el camino de la literatura. Este camino lo inicié hace muchos años y, después de abandonarlo, lo he retomado con Impón tu suerte.

Los focos publicitarios iluminan las novedades, al tiempo que nos encandilan, es decir, no sé si contribuyen más a mostrarnos un libro que a cegarnos con respecto al resto. Su función tiene que ver con las inmediateces de la vida diaria, con las necesidades perentorias que tienen las editoriales de dirigirse al lector-masa que les garantice un nivel mínimo (y alto) de ventas.

Enrique Vila-Matas hace un impagable trabajo de criba para personas que, como yo, no somos especialistas, ni podemos, ni queremos dedicar nuestra vida a la literatura, y necesitamos una voz autorizada, desinteresada y experta que nos ilumine el camino.

Continúo leyendo Impón tu suerte, aunque lo haya terminado de leer una primera vez. Lo tengo a mano, y lo sigo leyendo entre medias de otras lecturas en un ciclo interminable. Sus sugerencias son inagotables.

Comentarios

  1. Me debato entre las ganas de leerlo y el temor a las consecuencias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ! Hay que tomárselo con calma, ir buscando y digiriendo poco a poco.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tónica y ginebra

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado