S3 << S2 < S1

Jaime Gil de Biedma se quedó calvo en 1962. Yo, al paso que voy, observando el área decreciente de pelo, que desaparece aceleradamente, es decir, con velocidad creciente, me quedaría calvo, de seguir vivo, a medidos de 2020.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado

Literatura, palabras y dramas