Fragmento de La tentación del fracaso, de Julio Ramón Ribeyro



Comentarios

  1. Siempre que escucho uno de tus audios, no puedo evitar pensar, que deberías dedicarte de pleno a la comunicación oral. Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rosi ¡
    Y eso que llevo catarrazo y cuando aspiro se oye un leve pero incómodo ruidito.

    ResponderEliminar
  3. Esa voz profunda y cavernosa...muy buen texto y muy bien leido!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado

Literatura, palabras y dramas