de "Mamá se muere otra vez"

Me está encantando el libro aunque solo voy por el segundo capítulo, y quería compartirlo con vds., para un libro de autora canaria -aunque refrendada nacionalmente, que fue finalista del planeta- del que uno puede hablar con entusiasmo, no hay que dejarlo para después. La autora se llama Pepi Farray. Es profesora de educación en nuestra Santa Institución, pero también es fundadora de una Fundación dedicada a la cooperación para el desarrollo. Este es su único libro publicado, al parecer.

Cada vez que el circo llega a la ciudad, se me arruga un poco el ceño imaginando esos domadores enfundados en unos pantalones de lycra, con los leones calvos y los tigres desteñidos, esos elefantes deprimidos que te juzgan con ojos entristecidos, esa carpa remendada mil veces con el olor característico de los solares que cede la ciudad para montar el espectáculo. Sentada entre el público, me voy convirtiendo en la mujer barbuda y lloro dentro del paquete de palomitas de maíz. Me entristecen tanto los circos y ese payaso blanco que grita: «¡Señoras y señores, comienza el espectáculo!»… Es esa misma voz la que escucho cuando miro en silencio a mi alrededor.
El mundo está lleno de artistas circenses: los payasos, los listos y los que hacen de tontos atolondrados con unos zapatos enormes y la nariz roja, apabullados por el payasete de la cara blanca, que se cree superior aunque todo el mundo sabe que es un payasete; los domadores, que hacen restallar su látigo cerca de leones viejos y abatidos porque tienen miedo de medirse con fieras más ágiles; los malabaristas, que mantienen en el aire mil bolas de colores y caminan sin mirar la mierda que pisan; y los elefantes, sabias instituciones de cuatro patas que miran alrededor llenos de tristeza, sin esperanza ante la esclavitud que los ancla en la humillación frente a un público sin ojos.

Comentarios

  1. Pinta muy bien. Me lo había recomendado una persona de cuyo criterio me fío y puede que hasta tenga el libro en casa, pendiente de que me recordaran de nuevo que ahí está, esperando lectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tónica y ginebra

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado