Exquisitas las formas

Sintiéndolo mucho, al comité de redacción no le parece que su aportación sea compatible con el contenido  de nuestra revista, por el contrario, corremos el riesgo, amparándola entre nuestras páginas, y sin que ello implique un juicio de valor por nuestra parte, de que nuestros lectores puedan mostrar cierta confusión respecto a la línea editorial que hemos venido desarrollando desde la propia fundación y que fue y sigue siendo: publicación de textos de calidad.
Es por ello que nos vemos en el incómodo papel de tener que rechazar su aportación, no sin animarle a que persista en su actividad creadora en la espera de que en un futuro no muy lejano sus aportaciones exhiban de manera más explícita los valores que esta revista desea divulgar.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado

Literatura, palabras y dramas