El reposo de los textos

Cuando acabas de escribir un texto, lo que lees no es lo que has escrito sino lo que querías escribir. Solo después de un tiempo, cuando ya has olvidado lo que querías escribir, es cuando puedes percibir si lo que has escrito te comunica algo y si ese algo te recuerda o no aquellas originales intenciones que te impulsaron a escribirlo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado

Literatura, palabras y dramas