Palabras de paja

Las palabras se imponen a la necesidad de decir, lo mismo que el dinero se ha impuesto a la necesidad de su uso. En ambos casos, una herramienta inventada para facilitar una interacción se ha vuelto para nosotros más importante que la propia necesidad que cubría. Lo mismo que ya el dinero no es medio de intercambio sino objetivo, destino, razón de todo mercadeo, la palabra ya no es instrumento para cubrir la necesidad de comunicar, sino que es un aparejo de lucimiento social, un arma de esgrima dialéctica y a menudo un simple relleno de paja para eludir la comunicación.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tónica y ginebra

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado