SONETO HUMANO

Llevo dos sonetos, uno en cada ojo,
rimas consonantes en la garganta,
el cómputo silábico me espanta
por lo que algún verso me sale cojo.

Llevo ansias de alegría en el enojo,
un ruiseñor afónico que canta,
un reloj averiado que adelanta,
un loco que me utiliza a su antojo.

Poesía eres tú sin esforzarte,
escribe sobre tus pies, con tu mano
izquierda, procurando sublimarte.

Ve con buena letra y con cuerpo, hermano,
somos una verdadera obra de arte
no menosprecies tu valor humano. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tónica y ginebra

Pensando a gritos, de Elízabeth Hernández Alvarado